En este momento estás viendo 5 errores comunes a la hora de reformar tu baño ¡Te brindamos ideas para solucionarlos!

5 errores comunes a la hora de reformar tu baño ¡Te brindamos ideas para solucionarlos!

Eliminar todos los mosaicos, ignorar los diseños o la iluminación son errores de principiantes que se pueden evitar.

Junto con la cocina, el baño es una de las estancias más remodeladas de nuestra casa. Este es el espacio donde comenzamos nuestro día, por lo que debe transmitir una vibra agradable, ayudarnos a tener todo a la mano, ser cómodo y brindar buena luz para nuestro aseo personal. Al ser un espacio íntimo, muchas veces no pensamos muy bien en su distribución o en los colores que mejor le van al espacio, por lo que si estás pensando en remodelarlo, antes de empezar a gastar, ten en cuenta los clásicos errores para que cuando empiezas a trabajar no te arrepientas.

  • Olvidarnos de la distribución del espacio: Antes de lanzarnos de bruces a remodelar sin planificar previamente el orden en él que queremos que quede nuestro espacio. Debemos detenernos a reflexionar sobre qué cosas guardáremos en nuestro baño: ¿paños? ¿Cosméticos? ¿Secadores de cabello? Además de también pensar en cuantas personas necesitarán acceso a todas esas ellas.

Plantéate la siguiente pregunta ¿es necesario que estén a la vista? Sopesando la importancia de los diferentes artefactos que quieras dejar con libre acceso, tomas notas de cuáles vas a guardarse. Ahora es el momento de centrarnos en muebles que nos ayuden a decorar la estancia y sean eficientes para ayudarnos a ocultar esas cosas que queremos se mantengan resguardas ¡Usa tu imaginación!

  • Ignorar el diseño: Una de las cosas más incómodas que pueden pasar en un baño es que la puerta golpee el inodoro cuando se abre. Si este espacio es pequeño, una solución es apostar por sustituir la puerta por un diseño abatible o corredero para optimizar el metro cuadrado destinado al aseo personal.
  • Descuidar los detalles: Son estos pequeños detalles los que hacen que nuestro baño esté entre los diez primeros. Un cesto de papel higiénico puede ser una opción muy práctica cuando no quieres taladrar azulejos. Utiliza toallas de colores que creen coherencia y combinen con el conjunto. Un jarrón pequeño, una jabonera de madera o incluso una cortina de baño pueden crear un ambiente más rico e inclusivo.
  • Despedirnos de la cerámica: Pensar que una remodelación del baño implica deshacerse de los azulejos viejos puede ser una decisión costosa para usted. Hay muchas opciones que no requieren astillado de pisos y paredes. Recubrimientos especiales impermeabilizantes, lamas vinílicas que imitan madera, mármol, piedra, cerámica, hormigón o baldosas hidráulicas forman parte de ello. Es un mundo de posibilidades para aquellos que no quieren involucrarse en el trabajo al estilo francés y ahorrar dinero.
  • Olvidarnos de la iluminación: Al remodelar baños, seleccionamos cuidadosamente los accesorios y los muebles, pero a menudo ignoramos la iluminación. Entonces ignoramos que es una habitación dedicada a nuestro cuidado. Independientemente de que el baño tenga ventana o no, es recomendable instalar varios puntos de luz que proporcionen una iluminación general para evitar sombras, así como otras luces que actúen como focos.

¿Vas a reformar tu baño? ¡No olvides estos consejos!